×
×

La vida de una estrella: cómo hizo Paula Galindo para convertirse en Pautips

share

En realidad la historia de Pautips, como la de todos nosotrxs, empieza mucho antes de lo que cada unx puede contar. Su mamá y su papá se conocieron cuando tenían 20 años y estaban en la universidad. Fueron novios durante muuucho tiempo… hasta que un 10 de noviembre de 1994, a las 8 de la mañana, nació Paula Galindo.

Pasaron dos años, y cuando aún Pau era muy chiquitita, sus padres tomaron la decisión de vivir caminos diferentes. Sí, se divorciaron. Paula se quedó con su mamá viviendo en Bogotá y su padre se fue a vivir a Francia. Con él no tiene mucho contacto, hablan de vez en cuando.

Aunque su mamá siempre había querido que Pautips se dedicara al deporte, ella proviene de familias muy dedicadas al arte, por parte de ambos padres. Es por eso que para Pau la creatividad siempre fue un valor muy importante. Tanto así que se atreve a decir que su gusto por la moda, el estilo y el maquillaje proviene de ahí. También de pequeña soñaba con ser bailarina.

“Desde chiquita fui muy femenina. No me gusta sudar, no me gusta que me peguen y siempre me gustaron los brillitos y las barbies”, by Pautips.

Paula practicó varios deportes durante su infancia, pero el que más le gustó de todos fue la equitación. Para ella resultaba “súper liberador” y siempre le llevaba zanahorias a los caballos luego de los entrenamientos.

Desde pequeña, Pau siempre fue un poco retraída. Ella destaca que no es por antipática, sino más bien por vergonzosa y hasta un poco solitaria por haberse criado sin la compañía de hermanxs. “Por eso no he podido pertenecer a un grupo específico de gente”, argumentó. También agrega que le “afectaban muchísimo” las críticas que recibía.

“Nunca fui compinche ni super entregada a un grupo de amigas y por eso, a veces, fui vista como emo. Sufrí de bullying por ser alta y plana”.

En 2005, mientras estaba en el quinto año de la primaria, conoció a su mejor amiga. Era una chica que llegaba a Colombia desde Estados Unidos y que no hablaba mucho español: “Yo la recibí en la puerta del aula de clases. Ella era mucho más alta que yo y hasta ahora somos muy amigas”, recuerda Pautips.

Ese mismo año, empezó a cambiar su cuerpo y se volvió más femenina y más linda: “Todo el mundo empezó a cambiar la forma en que me veían. La típica historia de pasar del patito feo a cisne”, comentó.Junto a los cambios de la adolescencia, llegó su primer novio. Y también el tiempo de pasarse mirando muchos videos de Youtube, lo que se terminó convirtiendo en su pasatiempo favorito. Inició mirando muchos videos de maquillaje, aunque también le encantaba creerse una fashion designer.

Pau asegura que en el colegio nunca perteneció “ni al grupo de las populares ni al de las feas”. Compartía con ambos, pero a la vez “estaba sola”. Además dejó de comer carne durante cinco años porque había visto un video en el que le quitaban la piel a los animales y quedó muy traumatizada. Él que la convenció de volver a comer carne nuevamente fue su novio de aquel entonces.

A los 14 años, Paula viajó a París para visitar a su padre. “Todo era precioso, la comida era muy rica y quedé enamorada de París”, dijo. Un año después, en su fiesta de quinceañera, sorprendió a todos con un vestido corto, nada pomposo porque ella quería que todo fuese muy fashion y diferente a lo que hacían las chicas de esa época. Al tiempo, su mamá volvió a casarse con su actual esposo y ahí llegó su hermanito Daniel. “Es como un hijo para mí”, comenta Paula.

Luego, las cosas empezaron a complicarse con su novio y ambos decidieron separarse. Paula estuvo un tiempo triste, decidió tomarse un respiro y viajar a Estados Unidos. Trabajó durante cuatro meses en un call center y empezó a hacer sus propios videos en Youtube. Después, volvió a Bogotá empezó la universidad, también estudiaba francés, iba al gym y compartía tiempo con sus amigxs.

“Jamás me imaginé que esto llegara a tal magnitud y no se imaginan lo feliz que me siento”, señala Pautips al recordar cuando abrió su cuenta con un video de maquillaje natural para todos los días.

Mientras estudiaba Negocios Internacionales, Pautips soñaba con ser una business woman, y tener un blog de moda. Pero las constantes críticas sobre su físico, tanto en la vida real como a través de las redes, según la misma Paula, la hicieron caer en una enfermedad que ella nunca se imaginó: la bulimia. 

Este problema en la alimentación se convirtió en un demonio con el que convivió por mucho tiempo hasta que decidió contarle a sus padres lo que le sucedía. Pero sólo mucho tiempo después tuvo el valor de contarlo a lxs pautipers, dejando un mensaje de reflexión a toda su audiencia. Era un secreto que había guardado largo tiempo y consideró que ya era hora de abrir su corazón.

“Tenía una dismorfia corporal absurda de la que no era completamente consciente”, afirma.

Recordó que empezó a comer de todo y a subir de peso. Los comentarios que le realizaban en las redes sobre su cuerpo no los supo manejar porque ella era ya una persona que ya venía con “baja autoestima e inseguridades”. Y para peor, se topó con un entrenador que le mandó una dieta en la que debía limitar y controlar estrictamente todo lo que comía. “Pasé de ser una persona que para nada se cuidaba con la alimentación, para luego seguir un régimen estricto con las comidas y después empezar a obsesionarme hasta llegar al atracón”.

Con el paso del tiempo y mucho amor propio y ajeno, Pautips superó esa triste etapa de su vida y llegó a su mejor versión. Ahora es toda una estrella con mérito propio. Ella misma se ha definido como una persona perseverante, constante y detallista. No cabe dudas, ¡es una de las creadoras de contenidos alternativos e inspiradores para las chicas más top de hispanoamérica! Siempre tiene una palabra amable para sus pautipers, brilla en Youtube, ha ganado varios premios, fue portada del Youtube Rewind 2018 y hasta se dio el gusto de crear la línea de maquillaje que tanto soñó. She’s a star!

Comenta